Un día de abril

… Estoy ausente ante tu cuerpo, que toma el aire para convertirlo en poesía, que embellece el día más sombrío y ostenta orgulloso la prenda de mi atención.

Sabes que te observo, mueves tu cabello para garantizarlo, con el rabillo del ojo lo confirmas y te regocijas por dentro, sin dar una señal, sin corresponder del todo.

Sin la menor clemencia tocas tu hombro, recorres tu piel con la punta de los dedos, ha sido un día pesado y llegas hasta tu cuello; mi prudencia estalla en un suspiro… te entrego el último indicio de la urgencia que tengo por tocarte.

Desarmado, desnudo, indefenso ante ti, me quedo pensando en tu presencia en mi mundo mientras te alejas.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s